Hacer falta descaradamente

Después de una defensa tan dura como esta, lo que no se puede decir es que no has tocado a tu rival. ¡Menudo acoso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *