Galleta relajándose

Las galletas también llevan una vida muy estresante. Se pasan la mayoría del tiempo encerradas en una caja de cartón, por lo que no es de extrañar que luego les apetezca relajarse dentro de una taza de lo que sea. Lo malo es que luego alguien les hinca el diente…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *