Fardas de Lamborghini y luego pasa esto…

Está bien tener un cochazo, pero presumir de ello puede ser contraproducente. Y si no que se lo pregunten al propietario de este Lamborghini que se convirtió en una barbacoa móvil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *