Esquiar encima de un iceberg

No es lo más habitual, pero hay quienes están dispuestos a esquiar encima de un iceberg para escapar de la rutina. Lo malo es que si te vas al agua acabas como Walt Disney, congelado.