Estornudar en un confesionario

Cuando estaba confesando todos sus pecados, de repente le vino un estornudo, el cura se lleva un buen susto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *