Estar forrado de billetes

Cuando uno está forrado de billetes, lo más normal es que le salgan por todas partes. Por la nariz, por las orejas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *