Estar cansado de tanta paloma

En ciudades como en Barcelona se hace muy difícil caminar sin ver palomas a tu alrededor. Por eso no es de extrañar que los niños se pongan de los nervios, sobre todo si una de ellas se acaba de cagar encima tuyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *