Error demasiado evidente

A veces no hay excusas que valgan, sobre todo cuando los errores son demasiado evidentes y no se pueden esconder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *