Entrar en el metro con estilo

Una ventaja de ser flexible es que puedes entrar en el metro aunque las puertas estén pitando y tú estés todavía fuera. Un simple salto con algo de gracia puede ser suficiente para meterse dentro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *