El tren que no para

El tren llegaba con tres horas de retraso y avisaron a la estación que no había tiempo para pararse, pero eso no fue un problema para subirse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *