El salto de puenting que no fue

Fue una despedida de soltero como Dios manda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *