El primer tatuador sin brazos

Brian Moisés es un ejemplo de superación. Su pasión es tatuar, y el hecho de no tener brazos no le ha impedido dedicarse a lo que más le gusta. Utiliza sus pies para hacer trabajos espectaculares. De hecho, hasta se atreve a conducir con ellos, algo que evidentemente le puede costar una multa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *