El karma que uno siempre está esperando

Ocurrió en Rusia, cómo no. Un hombre se incorporó a la carretera sin mirar y no le sentó nada bien que se lo recriminaran. Lo mejor vino después…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *