El cacheo de una mujer

Estamos seguros de que a este hombre le hubiera gustado mucho que los papeles se hubieran invertido. Mala suerte, otra vez será.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *