El billar humano

Cosas que solo se les ocurren a los japoneses…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.