El arresto que acabó en una pedida de mano

Muy americano todo. Tanto que la novia apenas se inmutó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *