Echar las culpas a un peluche

Un recurso fácil para evitar la bronca de una madre es echar las culpa a uno de los peluches. No suele ser muy creíble, pero por intentarlo no se pierde nada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *