Disparar cómodamente

A algunos no les gusta eso de estar en la guerra de pie esperando a que el rival ataque. Por eso, se lo toman con calma y se llevan la silla de la oficina. Así por lo menos no pillan dolor de espalda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *