Disparar a darle al árbitro

La mayoría de árbitros son tan malos que en ocasiones a uno (o a una) le dan ganas de dispararle (con una pelota claro).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.