Desgraciarse la cara en dos años

Es malo aficionarse mucho a los tatuajes y piercings, en dos años te puedes convertir en un bicho raro como le sucedió a este hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *