De la felicidad máxima a la tristeza en 2 segundos

No celebres nada hasta que no esté en el saco y bien atado…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *