Cuidado con las prisas

Definitivamente las prisas no son buenas, sobre todo si vas de guay para ir más rápido. Te puedes dar una hostia de las que te rompen tres costillas y te dejan en ridículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *