Cuando no aprovechas una segunda oportunidad…

Se le olvidó poner el freno de mano y la vida le dio otra oportunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *