Cuando la paciencia del profesor se termina…

Pobres profesores. Tienen más vacaciones que el resto de los mortales, pero también les toca aguantar lo suyo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *