Cuando hay hambre…

Qué gran verdad lo de que el hambre agudiza el ingenio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *