Cosas que pasan por ser monguer

Jamás se había celebrado tanto un accidente, que por supuesto no tuvo repercusiones para sus ocupantes más allá del ridículo que pasaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *