Convertirse en un hombre-lobo es cuestión de segundos

Cutrecillo, sí, pero gracioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *