Con la familia no se juega

Este águila se las prometía muy felices, pero al final le costó lo suyo llevarse a su presa (si es que se la acabó llevando).

con la familia no se juega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *