Comerle el culo a un camillero

Comerle el culo (y casi me atrevería a decir los huevos) a un camillero no debe ser nada agradable… Ocurrió en un partido de fútbol disputado en Brasil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *