Chica enamorada de un viejo

Dicen que en el amor, la edad no importa. Pero en algunos casos es demasiado evidente que esta chica se ha enamorado de este viejo por su dinero, no por otra cosa. El hombre está encantado de la vida con esa hermosura de mujer.



4 comentarios

  1. yo deje ir un forrito asi como la werita, buenisima :-( pero no era amor solo era carnal, y la deje ir por el verdadero amor a otra mujer. ;-)

  2. “Lógica” femenina de las mujeres interesadas:
    a) Hombre obeso sin dinero ni auto de lujo: un chancho feo, fofo y grasoso.
    b) Hombre obeso con dinero y auto de lujo: un elefantito lindo, dulce y gracioso.
    c) Hombre viejo, feo y deforme sin dinero ni auto de lujo: feo y asqueroso.
    d) Hombre viejo, feo y deforme con dinero y auto de lujo: bonito y hermoso.
    Ciertamente no todas las mujeres son así, pero sí muchas, se ven casos en la TV, en los famosos, de chicas de 20 años que se acuestan o casan con hombres viejos y feos que no tienen nada de atractivos pero se manejan una billetera grande, como por ejemplo el corrupto político italiano y magnate mujeriego Silvio Berlusconi. Y viceversa también, chicos de 20 años con viejas chiboleras, choclonas, feas y post-menopáusicas a lo Susy Díaz, pero platudas. Eso es lo que le gusta a esa gente: dinero, lujo, joyas, así sea en grandes cantidades o pocas.
    Las mujeres interesadas se van para el mejor postor, ellas en el fondo sienten asco por el viejo feo y millonario, pero ocultan su repulsión y dejan que él goce sexualmente de sus cuerpos femeninos fingiendo amarlo, pero lo real es que no lo aman a él sino a su dinero por todo lo que éste les puede dar, sus gustos y caprichitos. Si el viejo perdiera de súbito toda su fortuna la mujer interesada dejaría de “amarlo” y lo abandonaría de inmediato. Son unas pobres diablas interesadas, deshumanizadas y carentes de dignidad y de valores éticos y morales, idiotizadas y corrompidas por las telenovelas, y cuyas convicciones personales están desposeídas de un accionar determinado por sentimientos propios, y en cambio tienen sólo intereses materiales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *