Caminas con tranquilidad cuando de repente…

¡Increíble! Por suerte solo sufrió facturas en algunas costillas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.