Caminas con tranquilidad cuando de repente…

¡Increíble! Por suerte solo sufrió facturas en algunas costillas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *