Cada vez empiezan más pronto

Hay que ver lo pronto que empezamos a mirar escotes. Con apenas dos años ya somos capaces de echar una miradita disimulada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *