Cada uno es como es

Por suerte o por desgracia, cada uno de nosotros es único en el mundo. Eso se manifiesta en todo tipo de comportamientos, como por ejemplo el que se puede describir a partir de la foto que se muestra a continuación.

Si os fijáis bien, el niño que aparece en primer lugar está alucinando con el espectáculo que han organizado. El segundo, en cambio, tiene otro motivo para alucinar, y ése no es otro que que el culo de la cheerleader que tiene delante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *