Besando al caballo

Si para que esa moza me de un beso tengo que ser un caballo, no me lo pensaría dos veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *