Bailando para Dios

Quizás fue un simple arrebato de fe, pero estos hombres se pegaron un baile tan marchoso que Dios se lo agradecerá toda la vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *