¡A por la rubia!

Este deportista lo tiene muy claro, se desentiende de la pelota y se va a por todas a por la rubia. La pobre se lleva el susto de su vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *