A nadie le gusta que le corten el rollo

El cabreo es importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *