10 minutos que son toda una lección

Nunca cantes victoria antes de tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *