Estas zapatillas de estar por casa son las más reales que he visto en mi vida, con ellas puestas uno parece que vaya descalzo. Eso sí, son los pies de uno de nuestros antepasados de Atapuerca.

Zapatillas de estar por casa muy reales