Las niñas creídas a veces meten la pata por ser como son. En este caso, la creída en cuestión se hubiera llevado un buen botín de no haber sido tan super pija mega guay. Al final se quedó sin coche, sin dinero y sin…