Estás en el supermercado y te da un apretón. Lo más lógico es ir rápido en hacer la compra para llegar a casa, pero si no puedes más cualquier lugar es bueno para dejar un buen mojón.