Si quieres que tus hijos se coman un sándwich, cúrratelo para que sea lo más original posible. Diles que tendrán que acabar con el temido monstruo a bocados.

Sándwich divertido