Hacerse el listo con los colegas puede ser muy divertido, pero en ocasiones también doloroso. Este pobre muchacho decidió imitar a uno de sus amigos pero la cosa salió francamente mal. La mesa de ping-pong, que estaba muy helada, se cernió contra él haciéndole quedar bastante mal.

Get the Flash Player to see this content.