Si las playas fueran así de íntimas, a más de uno se le acabaría eso de estar viendo tetas mientras está tumbado boca abajo en la toalla. Está claro que tiene sus ventajas y sus desventajas.

Playa más íntima