Algunos niños no pueden esperar a pagar las golosinas para comérselas. Eso de tener que meterlas en una bolsa es un rollo. Lo mejor es amorrarse a las cubetas de metacrilato para comer a lo loco.

Niños comiendo golosinas