Algunos niños se merecen carbón y poco más. El que podéis ver en la siguiente imagen tiene complejo de aizcolari.

Niño que merece carbón