Los niños son cada vez más gordos, algunos incluso parecen una bola de grasa. Por cierto, este japonés no tiene ojos.

Niño japonés gordo