A los niños les encantan los pasteles, por eso no es de extrañar que algunos no se esperen ni a que se pongan las velas.

Niña comiendo pastel