En básquet existe una nueva técnica para evitar que el jugador rival realice una canasta, consiste en meterle directamente el dedo en la nariz para ver si tiene algún moco.

Meterle el dedo en la nariz