De pequeños no pasamos el día mamando de la teta, aunque cuando somos adultos a los hombre nos sigue gustando hacer lo mismo. Pero si en vez de leche sale Coca-Cola la combinación ya es perfecta.

Mamar Coca-Cola como si fuera una teta